«La osadía de los miserables»

Si miserable es el que da poco o no da nada los que osan hablar poco y mal están invitados a visionar mi obra «La osadía de los miserables»

Y yo que creí ser no ya un transgresor -que no lo soy- si no un provocador, pero según «my dear friend» después de lo de «cincuenta sombras de grey» hasta las colegialas viajan en el autobús queriéndose morbosa y sensualmente pegar unas a otras.

Pero la opinión la sigo provocando con estas fotos. Y creo que no solamente la opinión.

Mistress Deia con su sumisa Tamara dieron de sí esa tarde. Se prestaron a decenas de fotos de las que he extraído unas cuantas para provocaros la líbido, o la indignación, o el paroxismo…